Sea parte de nuestra programación de Lunes a Viernes de 1:00 a 2:00 en HIBI RADIO 1070 AM y www.hibiradioam.com, con sus oraciones y ofrendas nos mantenemos en el aire... DIOS SANANDO, SALVANDO Y LIBERANDO. Sea parte de las bendiciones...
UN LUGAR DONDE USTED ES IMPORTANTE en LAS IGLESIAS JEHOVÁ JUSTICIA NUESTRA: DIAS de CULTOS: La 1era en la calle CASTILLO No.117 MARTES de 7:00 a 8:00 de la mañana, Ese mismo DIA y VIERNES de 3:00 a 5:00 de la tarde. SABADO a las 3:00 Culto Infantil y DOMINGO a las 4:00 Filette Espiritual… La 2da en la calle PRINCIPAL de VISTA al VALLE dos esquinas después del Play LUNES, JUEVES (6:30 a 7:30 de la mañana) también ese MISMO DIA y SABADO a las 6:30 PM. Y SABADO Culto Infantil a las 3:00 Y Domingo a las 9:00 AM. Banquete Espiritual…La 4ta Calle José Reyes No197 (Antes del Club Hermanas Mirabal) MARTES y JUEVES a las 6:30, SABADO a las 5:00 Culto Infantil y DOMINGO a las 9:00 AM. Banquete Espiritual. Ptores para servir Brunildo, Dianny de Bueno, Dominga Peña de Morel y Ana Celeste de Jesús Blanco. ESCUCHENOS en HIBI RADIO 1070 AM. www.hibiradioam.com de Lunes a Viernes de 1:00 a 2:00 PM. Teléfono en Cabina 809-588-2450 San Fco de Macorís. Rep. Dom.

21 abril, 2011

Semana Santa?

Por: Pastor Alexis Rodríguez

En estos días, en que celebramos la llamada Semana Santa o Mayor, lo que verdaderamente conmemoramos es la muerte y resurrección de Jesucristo.

Ahora bien, quien es Jesucristo?

Jesucristo es Dios hecho carne, que vino al mundo para poder expiar los pecados de todos los seres humanos. Los que tenemos una tradición cristiana, se nos enseñó que el pecado de la humanidad entró al mundo por la desobediencia de Adán y Eva. Dios le dijo al crearlos: “De todo árbol del huerto pondrán comer, más del árbol que está en medio del huerto, el de la ciencia del bien y el mal, no podrán comer, porque el día que comieren de él, ciertamente morirán”. Dios apelaba a la obediencia de Adán y Eva, los primeros representantes de la raza humana. Pero ellos desobedecieron y comieron del árbol prohibido por Dios. Por esa desobediencia entró el pecado al mundo, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los humanos por cuanto todos somos pecadores. Porque “No hay justo, ni aún uno”.

Era necesario que Dios viniera en auxilio de la humanidad, porque sólo El sería capaz de rescatar la raza humana. Por eso se hizo carne y habitó entre nosotros, siendo tentado en todo; pero sin pecado. Se propuso morir, siendo inocente. Por no haber pecado no merecía la muerte, ya que la muerte es consecuencia directa del pecado. Todo lo hizo por amor.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito (Jesucristo) para que todo aquel que en él cree no se pierda más tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo; sino para que el mundo sea salvo por él. (San Juan 3:16 y 17).

La grandeza y lo sobrenatural del sacrificio de Jesús en su muerte, es que la tumba no le pudo retener y al tercer día resucitó de entre los muertos. Con su resurrección, Jesucristo venció al pecado y a la muerte. Le quitó la llave al que tenía el imperio del pecado y de la muerte (a Satanás). Por lo cual el apóstol Pablo pudo decir: ¿Dónde está oh muerte tu aguijón, dónde oh sepulcro tu victoria? Pues sorbida es la muerte en victoria, gracias a la resurrección de Jesucristo.

Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo pecadores Jesucristo murió por nosotros. El Justo murió por los injustos.

La resurrección de Jesucristo es lo que lo hace diferente a todos los demás mortales. Es la evidencia de que era el mismo Dios. Luego de su resurrección Jesucristo durante 40 días les dio las instrucciones finales a sus discípulos. Luego en presencia de sus propios ojos fue alzado al cielo y llevado en una nube. Se sentó a la diestra del Padre Dios, y hoy intercede por todos aquellos que le acepten y crean en él de corazón, viviendo siempre para rogar al Padre por ellos. ¡Jesucristo está vivo!

Jesucristo dijo: “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque esté muerto vivirá”. (San Juan 11:25).

Nuestra correcta postura en este tiempo en que conmemoramos la muerte y la resurrección de Jesucristo debe ser reflexionar en lo mucho que costó a Dios nuestro rescate y valorar en su justa dimensión lo que significa este sacrificio perfecto, hecho una vez y para siempre. Así como él se entregó, entregarle a él nuestro corazón en señal de gratitud. Estos días son oportunos para detenernos a meditar en el significado de lo que conmemoramos y dar un giro positivo a nuestra vida a través de la obediencia a Dios.

Este no debe ser un tiempo de libertinaje, como la mayoría piensa, sino un tiempo de encontrar la verdadera libertad. Jesucristo dijo: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. (San Juan 8:32)

0 comentarios:

Publicar un comentario